Fisioterapia invasiva del síndrome de dolor miofascial

Los PGM (puntos gatillo miofasciales) son activados por sobrecarga muscular aguda o persistente, pueden afectar a cualquiera de los músculos del cuerpo, y a veces, a gran número de ellos, constituyendo una causa importante y compleja de dolor musculoesquelético


Criterios para el diagnóstico de PGM

  • Banda tensa palpable
  • Dolor local  a la presión de un nódulo de la banda tensa
  • Limitación dolorosa de la amplitud de movilidad al estiramiento completo
Los mecanismos activadores pueden ser directos (traumatismos, sobrecargas agudas o crónicas, sobreesfuerzos, enfriamiento) o indirectos (enfermedad visceral, radiculopatía, disfunción articular, estrés psicoemocional)

Los PGM no tienen un criterio diagnóstico de referencia, ni disponen de ninguna prueba rutinaria de laboratorio o de diagnóstico por imagen, ya sea RMN o un TAC, sino que requieren una exploración por parte de un fisioterapeuta cualificado, y un tratamiento específico del músculo para proporcionar al paciente un alivio rápido cuando se encuentra en agudo y una corrección de los factores de perpetuación cuando es crónico

Existen diferentes técnicas de punción muy eficaces en el tratamiento de los PGM, en especial cuando se combina con otras técnicas manuales que proporcionan un mejor aprovechamiento de sus efectos, completando su acción y previniendo recurrencias

Este tipo de tratamiento está indicado para cualquier persona que tenga contracturas o sobrecargas musculares donde el tratamiento convencional no ha tenido éxito

Sesión de Punción Seca

40€

¡Reserva ya tu cita!